Desde hace tiempo comenzamos a notar por las calles de nuestra ciudad que vehículos de ediciones entre los años 80’s-90’s se encontraban circulando con una especie de cartel en el espacio donde debe ir la Placa de Circulación otorgada por Gobierno del Estado. Con el paso del tiempo y debido a las modificaciones legales en la importación de autos, los carros de modelos más recientes empezaron a hacer uso de este tipo de documentación irregular. Hoy en día es imposible saber cuántos carros se encuentran en el parque vehicular de la ciudad sin ningún tipo de permiso o registro que nos informe quién es el conductor o a qué se dedica.

La expedición de este tipo de calcomanías, tarjetones o placas apócrifas que de forma ilegal se le coloca a los carros con el objetivo de que los policías de tránsito no les detengan más que un acto de apoyo a quienes por distintas razones no pagan la tenencia vehicular, es un evidente acto de ilegalidad e impunidad.

Podría no preocuparnos mucho, pero esto no solo refleja un acto de injusticia hacia quienes si realizan su pago de tenencia vehícular de manera puntual y regular, esto va más allá de un asunto de justicia cívica. Lo más preocupante que este problema nos genera, es que si por algún motivo, se llegase a vivir un choque, un atropello, un asalto, un robo, un secuestro o cualquier actividad que altere el orden social con la facilidad de un auto con una tarjeta no registrada ante ninguna autoridad, no hay manera de asegurar o de lograr una persecución exitosa. Es clara la complicación que representa que al detenernos en un semáforo y observar un carro a nuestra izquierda que no cuenta con su registro, nuestra inseguridad se dispara al por mayor.

La página de internet de una de estas “líneas” de calcomanías, tarjetones y placas irregulares define que son: “ Una organización que gestiona con las autoridades buscando que se puedan regularizar los autos a precios justos. Mientras eso sucede se protege tu vehículo para evitar el decomiso.”

Dicen avalarse en los Artículos 14, 16, 18, 22, 39, 135 y 136 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sin embargo el contexto que utilizan es muy general, y en ningún momento se avanza hacia la posibilidad de generar un respeto por los derechos de los demás ni mucho menos de la cultura de la legalidad y el Estado de Derecho que tanto necesitamos en nuestro país.

En COPARMEX te invitamos a estar atento de este tipo de situaciones, ayudanos a compartir este mensaje con tus colaboradores, familiares y conocidos, es importante que nos sigamos sumando al cumplimiento de nuestras obligaciones, para así, garantizar una convivencia sana, segura y en armonía con nuestra comunidad.

“Nuestro Compromiso es con México”.

COMUNICACIÓN COPARMEX MEXICALI