La presión se hace sentir para el Banco de México (Banxico), cuya próxima decisión de política monetaria será el 26 de marzo, una fecha que parece lejana al recorte de tasas de interés fuera de calendario hecho ayer por la Reserva Federal de Estados Unidos como una medida de emergencia para mitigar el impacto económico del coronavirus.

Aunque los inversores y mercados esperaban este recorte de tasas de la Fed, nadie pensaba que podría darse con tanta anticipación, pues la fecha prevista era el 18 de marzo. Y ayer, de manera sorpresiva, la Fed de Estados Unidos recortó las tasas en 50 puntos base, un nivel mayor a las rebajas aplicadas en durante el 2019, que fueron de 25 puntos base cada una.

Incluso, hay quienes no descartan que, en la reunión de política monetaria del 18 de marzo, la Fed anuncie un nuevo recorte a las tasas, esta vez de 25 puntos base, si las perspectivas económicas continúan deteriorándose por el avance del virus.

Unos creen que Banxico sí adelantará su decisión sobre tasas de interés

Ante este contexto, ¿cuál es el escenario para el Banco de México? ¿Podría también actuar de emergencia y adelantar su decisión de política monetaria? Las respuestas están divididas.

La mayoría de los analistas ya pensaban que, en su próxima reunión, prevista para el 26 de marzo, Banxico recortaría lasas tasas, principalmente por el estancamiento de la economía mexicana. Pero si a ese contexto se le suma la decisión de emergencia de la Fed, la presión para actuar en consecuencia es mayor para los bancos centrales mundiales, incluyendo el de México.

Hay analistas que creen que Banxico podría adelantar su decisión, mientras que hay otros que creen que el ente emisor esperará hasta el 26 de marzo para anunciar un nuevo recorte a las tasas.

Los analistas de Grupo Financiero Monex creen que Banxico no esperará al 26 de marzo y que anticipará una medida. “Esperamos un recorte por parte de Banco de México, estimamos que este sea de 50 puntos base y podría anunciarse en una reunión extraordinaria”, comenta Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de Análisis Económico de Grupo Financiero Monex.

Mientras que Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base, ve 60% de probabilidad de que Banxico adelante su decisión.

Otros creen que Banxico esperará a la fecha en agenda

Sin embargo, otros analistas económicos apuestan a que el Banco Central de México esperará a que llegue la fecha prevista en la agenda para dar a conocer el recorte de las tasas de referencia.

Entre ellos está Jorge Gordillo, Director de Análisis Económico y Bursátil de CiBanco. “El mayor diferencial de tasas de interés entre Estados Unidos y México ayudará para darle un poco más de estabilidad al peso mexicano si las cosas se complican en las próximas semanas en cuanto a contagios de virus en Estados Unidos y México”, comenta.

“Dependiendo del estatus del virus, el recorte podría ser de hasta 50 puntos base”, agrega Gordillo.

En esa misma línea, los analistas de Banorte (MX:GFNORTEO) anticipan que, a pesar de la reducción sorpresiva por parte del Fed de ayer, la Junta de Gobierno de Banxico esperará a su reunión del 26 de marzo para modificar la tasa de referencia en 25 puntos base. En Banorte plantean que Banxico aplicará, además, otro ajuste a la baja en la misma magnitud en mayo, para cerrar el año en 6.50%.

Esto sería uno de los dos escenarios que prevén que pudiera ocurrir; este escenario no incluye la posibilidad de que la Fed aplique otro recorte de 25 puntos base el próximo 18 de marzo.

“Si bien la disminución de 50 puntos base presenta una oportunidad importante para seguir con un ajuste de la misma magnitud, consideramos que el tipo de cambio será la variable que determine si se puede dar un ajuste de esta magnitud, o uno más moderado”, explican en Banorte.

“En particular, creemos que es posible que el tipo de cambio (peso dólar) se mantenga presionado conforme continúe el apetito por activos seguros, reflejado por la depreciación de la divisa en días recientes, alcanzando máximos intradía cercanos a 20.00 por dólar”, agregan.

Pero en Banorte plantean un segundo escenario: si la Fed efectivamente aplica una baja adicional en la reunión del 18 de marzo, ya sea de 25 o 50 puntos base, Banorte da prácticamente como un hecho una reducción de 50 puntos base en la tasa de México, lo cual implicaría cerrar el año en 6.25%.